Noticia | | 02-07-2021 | ±4 minutos tiempo de lectura

Muchas personas que solicitan un visado Turquía se van de vacaciones a la playa y reservan un hotel o un alojamiento en un complejo turístico de la Riviera turca, en la costa sur de Turquía entre Antalya y Alanya. En este artículo encontrará consejos sobre qué hacer en la Riviera Turca más allá de estarse todo el día en la piscina. Un buen plan hace que el viaje sea completo.

Antalya, la capital de la Riviera turca

Antalya es la ciudad donde muchos turistas aterrizan y cogen inmediatamente un taxi-bus hacia su hotel en la costa. Sin embargo, para aquellos que quieran ver algo del país, definitivamente vale la pena destinar algo de tiempo a Antalya. La ciudad tiene miles de años y ya se menciona en la Biblia, pero también cuenta con un lado moderno. Desde casi todos los balnearios de la Riviera turca sale un autobús hacia Antalya, y en la propia ciudad circulan tranvías, taxis y tax-buses (conocidos como “dolmus”).

En la ciudad hay mucho por hacer. El barrio sin coches de Kaleici cuenta con mercados, restaurantes y tiendas que abren hasta altas horas de la noche. Algunos edificios se remontan incluso a la época romana. La atracción más famosa de la antigua Antalya es la Puerta de Adriano, una puerta de casi dos mil años de antigüedad. Kaleici está situado junto al antiguo puerto de la ciudad, donde se puede pasear a lo largo de la histórica muralla para observar a pescadores y barcos. En el puerto de Antalya también hay varias discotecas de estilo internacional.

Side, un museo al aire libre

En plena Riviera turca se encuentra la localidad costera de Side, que cuenta con los complejos turísticos más bonitos frente a playas de arena blanca. Side se fundó en la antigüedad, pero a diferencia de Antalya no se ha convertido en una metrópolis con millones de habitantes. Como consecuencia, no se ha usado el terreno en el que se encuentran las ruinas romanas y griegas, por lo que los restos de templos y teatros aún pueden apreciarse. Al caminar hacia la península que pertenece a Side y salir del camino principal, lo más probable es que se tropiece con una columna, un muro derruido o una puerta antigua. El centro de Side está muy enfocado al turismo, por lo que no le faltará de nada y coleccionará a su vez momentos inolvidables. Otro elemento característico de Side es la playa de arena en el centro de la ciudad.

Las cuevas de la antigua ciudad de Mira

Puede que el nombre de Mira le resulte familiar, aunque la mayoría de las personas que están de vacaciones en Turquía no lo relacionan inmediatamente con Papá Noel. Durante el siglo II, en esta ciudad vivió el obispo Nicolás de Mirá, conocido como San Nicolás y cuya figura ha dado origen al personaje de Santa Claus (del alemán “Sankt Niklaus”). Las ruinas de su iglesia siguen allí y son muy populares entre los turistas rusos.

Hoy en día, Mira se llama Demre y es visitada principalmente por las espeluznantes tumbas excavadas en la roca y el anfiteatro romano que hay junto a ellas. Cerca de Demre hay también la isla de Kekova con la ciudad hundida del mismo nombre, cuyas ruinas yacen medio sumergidas en el agua y pueden visitarse en barco. Lo bueno de todos estos edificios es que se encuentran en tal buen estado que es bastante fácil para los visitantes imaginarse la época pasada en la que se construyeron.

Safaris en jeep

Los safaris en jeep son actividades diurnas muy populares entre los turistas y pueden reservarse desde casi cualquier hotel. Los que se atrevan a hacerlo viajarán en jeep hacia el interior montañoso y pasarán por bonitas reservas naturales y encantadores pueblecitos. Los jeeps atraviesan pequeños ríos y a menudo se detienen en alguna cascada. El punto culminante del viaje son los montes Tauro. Las vistas son preciosas y podrá ver el lado más salvaje de Turquía. Póngase el cinturón y siga su camino para relajarse en el bar de la piscina por la noche.

El visado Turquía ya no es necesario para la mayoría de los europeos

La mayoría de los turistas de nacionalidad europea ya no necesitan visado, pero los ciudadanos de países no europeos sí que suelen necesitarlo. Los viajeros europeos que no viajan a Turquía con pasaporte, sino con un documento de identidad, también necesitan un visado. Normalmente el visado debe solicitarse a través del consulado, pero los viajeros procedentes de países importantes para la industria turística turca a menudo no necesitan visado o pueden solicitar el visado Turquía por internet para que sus vacaciones sean más accesibles. Si tiene un documento de identidad español y no quiere solicitar un pasaporte, puede utilizar el servicio de solicitud del visado Turquía. Si tiene otra nacionalidad, puede comprobar si es posible obtener un visado online.

Con un pasaporte o visado puede permanecer en Turquía un máximo de 90 días consecutivos, suficiente tiempo para ver todos los bonitos lugares de la costa sur y relajarse.