Noticia | | 04-06-2021 | ±5 minutos tiempo de lectura

Organice un viaje en familia por la tierra de los canguros y viva una aventura inolvidable con los suyos. El país es enorme, por lo que se recomienda planear el viaje con antelación. Además, tanto los adultos como los niños y bebés necesitan un visado eVisitor Australia para viajar al país.

Australia, el país ideal para unas vacaciones familiares

Australia es un paraíso para adultos y pequeños en búsqueda de unas vacaciones activas. Desde ver koalas y canguros o practicar surf, hasta visitar parques de atracciones increíbles como el Warner Bros Movie World. La fauna, diversidad de actividades y variedad paisajística del país convierten Australia en un país idóneo para viajar en familia.

La mejor época para viajar a Australia con niños

Australia se puede visitar durante todo el año, ya que su clima siempre es agradable en alguna parte del país. Sin embargo, el mejor momento para viajar depende de sus planes de viaje y las regiones que se quiera conocer. En el sur del país las estaciones son contrarias a las de nuestro hemisferio (de diciembre a febrero es verano y de junio a agosto, invierno). El norte tiene dos estaciones diferenciadas, la seca (de mayo a octubre) y la del monzón (de noviembre a abril), mientras que el interior tiene un clima desértico. Así pues, si se quiere recorrer buena parte del país, se recomienda llevar ropa suficiente para todo tipo de clima.

Naturaleza, fauna y variedad de actividades

Australia tiene mucho que ofrecer para todos los gustos. El país oceánico cuenta con el mayor número de parques nacionales del mundo, con más de 500. Uno de los más famosos es el Uluru Kata Tjuta, situado en la zona interior seca del país conocida como “outback”. Debido a su clima desértico, se recomienda llevar abundante agua y crema solar, y evitar las horas de más calor (entre las 12 y las 16 horas). El norte de Australia, famoso por su naturaleza virgen, tiene el parque nacional más grande del país con 20 000 km², el Kakadu. Para los amantes del mar, bucear por la Gran Barrera de Coral es una actividad obligatoria. Si los niños prefieren ver koalas y canguros en libertad, merece la pena visitar Philipp Island, cerca de Melbourne.

Ruta por Australia en familia

Los lugares que se deben visitar en Australia dependen del tiempo y presupuesto que se disponga para las vacaciones, así como los hábitos de cada familia. Para quienes quieran ahorrar en gastos, es recomendable dormir en campings o alquilar una autocaravana. Teniendo en cuenta la gran variedad de campings y posibilidades de alquiler que ofrece el país, son opciones seguras e incluso muy populares entre los australianos. No está permitido dormir en cualquier sitio en Australia, por lo que se recomienda buscar campings habilitados para ello, que en ocasiones incluso ofrecen estancias gratuitas. Quienes prefieran ir de hotel y viajar en avión para ahorrar tiempo, deberán pagar precios considerablemente más caros, pero ahorrarán en comodidad. Australia cuenta con una amplia oferta de hoteles y alojamientos aptos para niños, por lo que siempre hay algo para todos los gustos.

Para empezar, una visita a la capital, Sídney, debe estar en toda lista de viaje. En la ciudad hay muchos parques y playas con espacios abiertos para los niños. Uno de estos lugares es la famosa Bondi Beach o el parque de atracciones Luna Park. Una visita cultural que también merece la pena es el Museo Australiano, con exhibiciones interactivas y esqueletos de dinosaurios que fascinarán a los pequeños.

Los fans de los viajes en carretera pueden empezar una ruta en coche por Australia desde la capital. Una de las más famosas es la Great Ocean Road, que une Sídney y Melbourne y recorre unos 200 km de costa. Es uno de los viajes más bonitos de Australia, con paradas en playas vírgenes, cascadas y parques nacionales como el de Otway. Además, en Kennet River, los pequeños podrán conocer a adorables koalas salvajes.

Quienes lo prefieran también pueden hacer una ruta por la costa este hasta llegar a Brisbane. Esta ciudad cuenta con un parque de recreo enorme que les encantará a los niños: el Riverside Green Playground. A sus afueras se encuentra el Australia Zoo, famoso por haber sido hogar del fallecido caza-cocodrilos Steve Irwin. En esta zona también hay numerosos parques de atracciones, como Dreamworld o Sea World.

Visitar la isla de Tasmania también es una muy buena opción. El visado eVisitor permite estancias de hasta 3 meses, por lo que se puede combinar una ruta por el continente australiano con una visita a la isla de Tasmania. Esta perla desconocida está situada a unos 240 kilómetros al sur de Australia. Se puede llegar desde Melbourne en avión en una hora y media. Tasmania destaca por su naturaleza virgen, sus paisajes montañosos y por ser hogar del demonio de Tasmania. Se puede explorar en el tren cremallera Wilderness Railway, una actividad inolvidable en familia.

Solicitar el visado eVisitor Australia

Los españoles que viajan a Australia en familia por vacaciones necesitan un visado. Los niños y los bebés también necesitan su propio visado y pasaporte. Se puede solicitar el visado eVisitor de forma fácil y por internet. El plazo medio de entrega tras la solicitud es de 5 días. Si necesita el visado con poca antelación, puede presentar una solicitud urgente, que se concede en una media de 60 minutos en el 95 % de los casos.

Si los dos padres o tutores de los menores no viajan con usted, además del eVisitor deberá presentar una declaración de consentimiento en inglés. Este documento deberá estar firmado por las personas con la custodia legal del menor y que no viajan con él. También deberá incluir sus direcciones y números de teléfono. Junto con la declaración, se necesita una copia de un documento de identidad de estas personas.