Noticia | | 10-08-2021 | ±5 minutos tiempo de lectura

Australia es el sexto país más grande del mundo, dos veces más grande que la India y doce veces más grande que Francia (el país más grande de la Unión Europea). Sin embargo, hay más del doble de franceses que de australianos, así que uno puede imaginar que una gran parte de Australia está deshabitada. Al no haber transporte público en estas zonas remotas, tener un coche es esencial para quienes quieran ver más lugar del país además de las principales ciudades. En este artículo encontrará cómo contratar uno y en qué hay que fijarse.

Documentos necesarios

En casi todos los estados australianos, a excepción de Queensland, se exige un permiso de conducir internacional para conducir. Aunque en Queensland el permiso de conducir internacional no es obligatorio por ley, es recomendable llevarlo consigo al contener una traducción al inglés de su permiso de conducir. El permiso de conducir internacional es un complemento de su propio carné de conducir y es mejor tramitarlo antes de partir.

Tenga en cuenta también que en Australia, al igual que en Europa, se requiere un permiso de conducir C1 para conducir autocaravanas con un peso máximo autorizado de más de 3500 kilos. Sin embargo, como el carné de coche australiano es válido para conducir vehículos con un peso total máximo de 4,5 toneladas, las empresas de alquiler australianas suelen alquilar autocaravanas de entre 3,5 y 4,5 toneladas a conductores europeos con carné B. Normalmente, el seguro proporcionará cobertura en este caso, pero consulte con su compañía de seguros al contratar la autocaravana.

Asimismo, necesitará un visado Australia. Los viajeros de la mayoría de los países europeos, incluidos los españoles, pueden solicitar un visado eVisitor que les permite permanecer en el país durante tres meses. Todos los viajeros, incluidos los niños y los bebés, necesitan su propio visado. También es importante tener un pasaporte con una validez mínima de 6 meses a su llegada a Australia, uno de los requisitos para entrar en el país.

Por último, para alquilar un coche necesitará una tarjeta de crédito en la mayoría de los casos. Las empresas de alquiler lo exigen como depósito para el alquiler para poder cobrar por cualquier daño. En caso de no tenerla, puede solicitar esta tarjeta en su banco.

Elementos a tener en cuenta

Muchas compañías de alquiler tienen requisitos adicionales para los conductores jóvenes, ya que estadísticamente son más propensos a tener accidentes. Por ley, cualquier persona mayor de 18 años puede conducir un coche con el permiso B, pero las empresas de alquiler de coches suelen poner el listón un poco más alto, como un límite de edad mayor o un aumento del precio del alquiler. Si el conductor del coche de alquiler tiene 25 años o menos, o lleva poco tiempo con carné (entre 2 y 4 años, según el estado australiano en el que se alquile el coche), es aconsejable consultar primero con la empresa de alquiler.

Australia es una antigua colonia británica y por esa razón conducen por el lado izquierdo de la carretera. Por lo tanto, el volante está en el lado derecho del coche y las rotondas se toman en sentido contrario a las agujas del reloj.

Es cierto que los conductores que vienen por la derecha tienen prioridad. En un cruce en T en Australia, el coche que circula por el otro lado de la T nunca tiene prioridad, aunque venga por la derecha. Como en casi todos los países europeos, también está prohibido llevar el teléfono móvil en la mano cuando se conduce por la carretera. Otra norma es que solo se puede aparcar el coche en el sentido de la carretera, es decir, no con el morro en contra del tráfico. Así pues, no se puede cruzar una carretera porque hay una plaza de aparcamiento al otro lado.

La naturaleza tiene sus propias normas de tráfico

Conducir en una ciudad australiana probablemente no sea muy diferente de lo que uno está acostumbrado, pero los que se atreven a recorrer largas distancias por espacios naturales vacíos tienen que tener en cuenta ciertas condiciones que no conocemos en España. Las carreteras son largas, rectas y bastante monótonas. Se puede conducir en línea recta durante horas sin que el paisaje cambie. En esas circunstancias, puede ser difícil mantener la concentración y no dormirse al volante después de un largo viaje.

Durante la temporada de lluvias, algunas carreteras se inundan y, en casos extremos, pueblos enteros quedan inaccesibles. En la estación seca, los incendios forestales son más frecuentes y también pueden bloquear las vías. La superficie de la carretera puede empeorar repentinamente, tener baches o cambiar a una sección sin pavimentar. El arcén también es blando en algunas partes. Además, las carreteras no están iluminadas y por la noche hay todo tipo de animales, lo que significa que existe la posibilidad de tener una colisión. Por lo tanto, es aconsejable asegurarse de encontrar un lugar donde detenerse antes de la puesta de sol.

No ahorre a la hora de llenar depósito porque a veces pueden pasar horas antes de pasar por una gasolinera. Puede llenar un bidón de combustible y llevarlo consigo para ir sobre seguro. Lleve también mucha agua potable embotellada: en el interior de Australia puede hacer mucho calor, así que asegúrese de comprobar que cuenta con suficientes líquidos.

Todo el mundo puede acampar libremente en una “Rest Area” o zona de descanso (indicada con una señal de tráfico) a lo largo de las carreteras. Sin embargo, estos estacionamientos son muy básicos. Un camping es más cómodo al contar con más instalaciones, y algunos son incluso gratuitos. Sin embargo, en temporada alta es aconsejable reservar un camping con antelación.

Si va a estar en Australia durante un periodo de tiempo más largo, a veces puede tener más sentido comprar un coche a la llegada y venderlo de nuevo al salir de Australia en lugar de alquilarlo. De este modo, suele ser más barato que alquilar un coche por un periodo de tiempo más largo.

Asimismo, también puede ser una buena opción alquilar o comprar una furgoneta o un coche grande. De este modo, tendrá un techo sobre su cabeza en el Outback australiano.