Noticia | | 15-12-2020 | ±4 minutos tiempo de lectura

Quebec es una provincia canadiense con una rica historia. Las influencias de la época colonial francesa son visibles en todas partes: tanto en la arquitectura como en la cocina, pasando por los lugares de interés. La provincia tiene mucha naturaleza, pero también hermosas ciudades que merece la pena visitar. Para viajar a Quebec se necesita una eTA o un visado Canadá.

La capital del mismo nombre: Quebec

Uno de los atractivos de Quebec es su capital homónima, una ciudad histórica a orillas del río San Lorenzo. El casco histórico de la ciudad, Vieux-Quebec, es conocido por su arquitectura colonial y pequeñas callejuelas, que le pueden hacer sentir que está en Francia. Lo más destacado de Vieux-Quebec es el Château Frontenac, construido en 1893, uno de los hoteles más caros de la ciudad. El hotel se encuentra en la cima de una colina, lo que lo hace reconocible desde lejos. El Quartier Petit Champlain es un barrio encantador con calles pintorescas y numerosas tiendas boutique y restaurantes.

Al sur de la ciudad alta (Haute-Ville), situada unos 90 metros por encima de la ciudad baja, que en se encuentra a la orilla del río, se encuentra La Citadelle, una fortaleza militar que ahora sirve de museo. En Haute-Ville se encuentra también la catedral de Notre Dame de Quebec, que en 1973 el Papa Pío IX elevó a rango de basílica menor en 1873. También es posible visitar la ciudad desde el agua, tomando el ferry a Lévis, al otro lado del río.

Montreal: ciudad sobre y bajo tierra

La mayor ciudad de Quebec es Montreal. Esta ciudad es la segunda más grande de Canadá después de Toronto y la segunda ciudad francófona del mundo después de París. Al igual que Quebec, Montreal tiene un casco histórico con edificios señoriales y calles y plazas con encanto: Vieux-Montreal. Una de estas plazas es la Place d’Armes, en la que se encuentra la Notre Dame de Montreal, una magnífica basílica construida en 1829. Para muchos visitantes, esta basílica es aún más impresionante que su homónima de París. Otra plaza que merece la pena visitar es la Place Jacques-Cartier que en verano se llena de terrazas y artistas callejeros.

Los viajeros que tengan interés en la cultura no deben perderse el Quartier Latin. Se trata del barrio universitario de la ciudad, donde se ha desarrollado una rica escena artística. Para disfrutar de una hermosa vista de la ciudad puede subir a la colina Mont Royal. En la cima de esta colina se encuentra el parque Mont Royal diseñado por Frederick Law Olmsted, que también diseño el Central Park de Nueva York.

Bajo la superficie de la ciudad se esconde otra parte de la ciudad. Montreal cuenta con un sistema de túneles subterráneos de más de 32 kilómetros llamado Ville Souterraine. Este sistema bajo tierra no se usa solo para el transporte público; aquí también hay tiendas, restaurantes, hoteles y cines.

Naturaleza increíble

Quebec no solo es popular por sus animadas ciudades, sino también por su impresionante naturaleza. Un ejemplo de ello son las espectaculares cataratas de Montmorency que, con sus 84 metros de altura, son incluso más altas que las famosas cataratas del Niágara. Quebec también cuenta con varios parques nacionales que merece la pena visitar, como el Mont Tremblant y Forrilon. El parque nacional de Mont Tremblant, que se encuentra a unas dos horas en coche de Montreal, es muy popular entre los excursionistas y piragüistas, pero también entre los aficionados a los deportes de invierno. El parque nacional de Forillon, situado más al noreste de la península de Gaspé, es conocido por sus escarpados acantilados y paisajes rocosos.

Al sur del parque nacional de Forillon se encuentra la isla de Bonaventure, hogar de unos 120 000 alcatraces, la mayor colonia de estas aves del mundo. Quien quiera ver animales puede visitar Tadoussac, el lugar en el que confluyen los ríos Saguenay y Saint-Laurent, y donde se pueden encontrar nada menos que 12 especies de ballenas. Por lo tanto, Tadoussac es la base perfecta para un viaje de observación de ballenas. Cerca de Tadoussac se encuentra también el hermoso fiordo de Saguenay, donde viven delfines blancos.

Solicitar la eTA Canadá online

Para viajar a Quebec se necesita una eTA o un visado para Canadá. La mayoría de turistas tienen derecho a una eTA Canadá y no necesitan solicitar un visado. Es posible solicitar la eTA por internet en pocos minutos y suele concederse dentro de un periodo de tres días. La eTA es válida durante cinco años a partir de la fecha de concesión y puede utilizarse para un número ilimitado de viajes a Canadá. Cada estancia en el país puede durar un máximo de medio año. Los viajeros con una eTA Canadá tienen tiempo suficiente para descubrir todos los aspectos destacados de Quebec o incluso de otras partes de Canadá. Solicite ahora una eTA Canadá y sumérjase en la influencia francesa de Quebec.

Atención: este artículo sobre eTA para Canadá tiene más de un año. Posiblemente contiene información y consejos anticuados, por lo que no se puede derivar ningún derecho de este artículo. ¿Va a viajar pronto y le gustaría saber qué reglas se aplican actualmente? Entonces lea toda la información actual sobre eTA para Canadá.