Noticia | | 06-08-2021 | ±5 minutos tiempo de lectura

Nueva Zelanda es famosa por su espectacular naturaleza. Su variedad de paisajes y lugares increíbles para pasar la noche la convierten en el destino ideal para hacer una ruta en autocaravana. Además de preparar el viaje y sus paradas y tramitar el carné de conducir internacional, antes de viajar se debe solicitar una NZeTA.

Trazar una ruta para el viaje

Nueva Zelanda es un destino ideal para explorar en autocaravana. Aunque su tamaño no es comparable al de países como Estados Unidos, las distancias son relativamente grandes (tiene 1600 km de longitud) pero asumibles en una viaje por carretera con varias paradas. La ventaja de alquilar una autocaravana es la posibilidad de llegar a cualquier sitio sin depender del transporte público y tener que reservar alojamiento. Se recomienda siempre planear la ruta de viaje con antelación para tener más o menos una idea de las distancias entre los lugares que se quiere visitar y evitar sorpresas de última hora. La ruta más habitual para hacer en autocaravana es de punta a punta: de la isla Norte a la isla Sur.

La isla Norte

Se suele empezar por la ciudad septentrional de Auckland, la más grande del país y la principal entrada internacional a Nueva Zelanda junto con la capital. Tras visitar los principales sitios de interés de esta ciudad multicultural, puede alquilar una autocaravana a través de los muchos operadores disponibles y empezar la ruta por carretera. Es recomendable visitar la región de Northland, con playas de ensueño y bonitos pueblos costeros. Una parada para conocer de cerca la cultura maorí es la localidad de Rotorua. Seguidamente se puede seguir por la meseta central y conocer el Parque Nacional Tongariro y sus picos. Entre ellos destaca el Mount Ngauruhoe, reconocible por “El Señor de los Anillos”. Otra visita obligatoria es la pintoresca capital de Nueva Zelanda, Wellington, ubicada en el extremo sur de la isla Norte. Desde allí se puede coger un ferri para cruzar el estrecho de Cook y llegar al puerto de Pincton Harbour en la isla Sur.

La isla Sur

El recorrido sigue por la región vinícola de Marlborough y su capital, Blenheim, a solo media hora en automóvil de Pincton. Cerca se encuentra Hanmer Springs, conocido por sus aguas termales e ideal para relajarse. Seguidamente se puede explorar Christchurch, la ciudad más grande de la Isla Sur, y Dunedin, la segunda más grande. Quienes dispongan de tiempo suficiente también pueden visitar la increíble naturaleza de la isla Stewart antes de volver a la península y maravillarse con el parque nacional Fiordland. Queenstown, junto con sus montañas y ofertas de aventura, suele formar parte del tramo final del viaje antes de cerrar la ruta con una visita al lago Wanaka y su solitario árbol y vivir el asombroso Fox Glacier en primera persona.

Permiso de conducir, NZeTA y otros documentos

En Nueva Zelanda se puede conducir una autocaravana de hasta 3500 kilos con un permiso de conducir B. Además del permiso de conducir español, se requiere un permiso de conducir internacional. Así pues, se debe tramitar este tipo de documento antes de salir. Asimismo, es aconsejable llevar una tarjeta de crédito al viaje, especialmente para pagar el alquiler de la autocaravana y la fianza correspondiente. A modo informativo, se debe tener en cuenta que en Nueva Zelanda se conduce por el lado izquierdo del camino y que la velocidad máxima permitida es de 100 km/h.

Otra gestión a realizar antes de viajar a Nueva Zelanda es la solicitud de una NZeTA. La NZeTA es una autorización de viaje electrónica que puede solicitarse por internet a través del formulario digital. Tras abonar el precio de 49,95 €, las solicitudes se tramitan en un plazo de media de 1 semana. Una NZeTA tiene una validez de 2 años y permite permanecer un máximo de 3 meses por visita en Nueva Zelanda. Esto le dará tiempo suficiente para hacer una ruta en autocaravana por este maravilloso país.

Alojamiento: campings y acampada libre

Nueva Zelanda es un país muy preparado para recorrer en autocaravana y acampar en lugares inolvidables. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que no se permite acampar o dormir en cualquier sitio. Generalmente, está prohibido hacerlo en pueblos o ciudades (lo cual se indica en señales) a menos que sea en un camping, normalmente de pago. Nueva Zelanda destaca también por los numerosos parques de vacaciones que permiten estancias en autocaravana por unos 50 dólares neozelandeses por noche. En ellos, se puede acceder a electricidad, servicio de lavandería, duchas y baños. También existen los campamentos del DOC (el Departamento de Conservación del gobierno neozelandés), con opciones de estancias muy baratas e instalaciones como baños y duchas.

También hay muchos lugares donde estacionar y dormir sin problemas de forma gratuita, la mayoría de los cuales se encuentran lejos de las ciudades y están marcados como zonas autorizadas o “designated areas”. Muchos de ellos se encuentran en emplazamientos de ensueño, como playas, orillas de lagos o bosques en medio de la naturaleza. Sin embargo, para hacer uso de estos espacios se recomienda alquilar autocaravanas “self-contained” (certificación que asegura que el vehículo puede almacenar agua limpia y sucia, tiene retrete y no vierte líquidos contaminantes), ya que es un requisito para acampar en la mayoría de este tipo de zonas.