Noticia | | 25-03-2021 | ±3 minutos tiempo de lectura

Aunque Tanzania es conocida entre los viajeros principalmente como un popular destino para los safaris, el país también tiene varias ciudades que merecen una visita. Este artículo describe una serie de atracciones turísticas en la antigua capital del país: Dar es-Salam.

Antigua capital de Tanzania

Aunque la actual capital de Tanzania es Dodoma, hasta 1973 lo fue Dar es-Salam. Hoy en día sigue siendo la mayor ciudad del país y, debido a su ubicación idónea en el océano Índico, es también el puerto más importante de Tanzania. El nombre de la ciudad significa “casa de la paz” en árabe. El aeropuerto más cercano es el Julius Nyerere International Airport (JNIA), uno de los aeropuertos en los que se puede llegar al país con el visado Tanzania, que se puede solicitar fácilmente por internet.

Playas paradisíacas

La ciudad está situada en el océano Índico, por lo que hay varias playas preciosas a las que se puede acceder fácilmente. Por ejemplo, Coco Beach, una de las playas más famosas de la ciudad. Esta playa es muy popular entre los turistas y los locales. Relájese en la playa o disfrute de una deliciosa comida en uno de los muchos restaurantes que se encuentran allí. Desde el cercano centro comercial The Slipway se puede hacer una excursión a Bongoyo, una isla deshabitada con hermosas playas y aguas cristalinas. La isla pertenece al sistema de reservas marinas de la ciudad llamado Dar es Salaam Marine Reserve System. Desde tierra firme se tarda unos 30 minutos en llegar a Bongoyo. La isla deshabitada de Mbudya también está a unos 20 minutos de la costa y, al igual que Bongoyo, pertenece al sistema de reservas marinas. Ambas islas deshabitadas cuentan con preciosas playas de arena blanca y aguas cristalinas, lo que las convierte en lugares perfectos para relajarse y practicar esnórquel.

Museos y otras atracciones turísticas

Dar es-Salam también tiene mucho que ofrecer a quienes deseen profundizar un poco más en la cultura y la historia de Tanzania. La ciudad alberga el Museo Nacional de Tanzania. A unos 10 kilómetros de la ciudad se encuentra el Village Museum, donde se pueden admirar las cabañas tradicionales de varias etnias tanzanas. Los que deseen escapar del bullicio de Dar es-Salam pueden refugiarse en el jardín botánico de la ciudad, situado a un paso del ya mencionado museo nacional. Otros lugares destacados de la ciudad son la iglesia luterana de Azania Front y la Catedral Metropolitana de San José.

Cultura local

Para quienes quieran conocer la cultura local y la vida cotidiana de la ciudad, es una buena idea visitar el mercado más grande y concurrido de Dar es Salaam: el Kariakoo Market. Si quiere visitar este frenético, colorido y fascinante mercado, debe prestar atención a sus pertenencias. Otro mercado famoso es el Kivukoni Fish Market, uno de los mejores lugares para los que quieren experimentar el auténtico Dar es-Salam.

Parques nacionales

Desde Dar es-Salam también se puede visitar varios parques nacionales, entre ellos el de Saadani. A este parque se puede llegar en coche desde Dar es-Salam en unas 4 horas. Este parque nacional es particularmente especial debido a que se encuentra en la costa. El parque alberga, entre otros, a cuatro de los “cinco grandes”. A pesar de que es más difícil avistar fauna en este parque que en los parques nacionales más famosos del país, merece la pena visitarlo.

Solicitar un visado Tanzania

Todo viajero europeo que vaya de vacaciones a Tanzania necesita un visado. El visado Tanzania puede solicitarse fácilmente por internet. Tenga en cuenta que la solicitud de visado debe realizarse antes de la salida. El visado electrónico le permite llegar a cualquiera de los tres aeropuertos más populares del país, incluido el Julius Nyerere International Airport (JNIA), cerca de Dar es-Salam. El visado es válido para una estancia máxima de 30 días, por lo que tiene tiempo suficiente para visitar otras ciudades tanzanas además de Dar es-Salam, hacer un safari en uno de los muchos parques nacionales, subir al impresionante Kilimanjaro o disfrutar de unas vacaciones en la playa de Zanzíbar.