Noticia | | 23-07-2021 | ±4 minutos tiempo de lectura

La India es un destino ideal para los mochileros gracias al presupuesto bajo con el que se puede viajar. Antes de aventurarse a descubrir este maravilloso país, hay una serie de preparativos a tener en cuenta, como las vacunas, planear la ruta que se quiere seguir o solicitar el visado India para poder entrar al país.

India, una destinación popular entre mochileros

Según datos del 2019, la India recibió casi 18 millones de turistas ese año. Entre esta gran afluencia de viajeros hay un gran número de mochileros, atraídos por este destino fascinante y extremadamente barato. El hecho de que la India es muy barata para los turistas europeos se debe, entre otros motivos, a su moneda más débil y numerosas opciones baratas de comida, transporte y alojamiento. Además de este gran atractivo, su cultura, gastronomía y amable gente convierten un viaje a la India en una experiencia única e inolvidable.

Vacunas, el visado India y otros preparativos

Antes de viajar a la India, hay que tener en cuenta algunos preparativos imprescindibles. Uno de ellos es la vacunación. Aunque la única vacuna obligatoria es contra la fiebre amarilla, hay otras que se recomiendan encarecidamente. Entre ellas se encuentran las vacunaciones contra el tétanos, la difteria, la fiebre tifoidea, la rabia o la hepatitis A y B.

Para viajar a la India, también hay que tramitar un visado. El visado India de turista, que solicita en este sitio web, tiene una validez de un año y permite estancias de hasta 90 días. Esto da tiempo suficiente a conocer el país como mochilero y disfrutar de su increíble cultura. Hay que tener en cuenta una serie de requisitos a la hora de solicitar el visado India, como contar con un billete de vuelta y un pasaporte con una vigencia mínima de meses a la llegada. El precio del visado India es de 19,95 € y puede abonarse de forma fácil y segura con los métodos de pago por internet más habituales. Tras su concesión (en una media de una semana), el visado India se envía por correo electrónico y debe imprimirse para llevar durante todo el viaje.

Una vez haya gestionado estos trámites obligatorios, ha llegado la hora de planear su viaje. Debido al tamaño considerable del país, es recomendable tener una idea aproximada de la ruta que se quiere seguir y los sitios de visita obligada. La gran diversidad de la India sus mil y un rincones de interés convierte esta tarea en un proceso difícil. Una de las principales rutas imprescindibles a seguir para cualquier viajero son el “triángulo de oro”: Delhi (la capital), Agra (donde se encuentra el Taj Mahal) y Jaipur (la ciudad rosada). Otra ruta muy recomendable es la de la costa del sur, que empieza en Bombay, pasa por Mangalore y llega hasta Cochín.

Transporte, alojamiento y comida

El presupuesto, como se ha comentado anteriormente, es una de las principales ventajas de viajar como mochilero por la India. En primer lugar, dormir en este país suele resultar mucho más barato que en otros destinos. Por 400 rupias por noche y persona (unos 5 €) se puede pasar la noche en un hostal económico y bien calificado. Una oferta muy difícil de igualar en otros destinos.

La gastronomía india es otro punto fuerte del país. Además de ser un placer para el paladar, es también un alivio financiero. Se puede comer en un restaurante local por solo 1 € por persona, y hacerlo en uno a la carta más sofisticado suele costar unos 5 € por cabeza. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la comida suele ser la principal causa origen de problemas de salud para muchos viajeros. Beber agua que no sea embotellada, la gran cantidad de especies de la cocina india y la pocas medidas higiénicas de algunos locales suelen provocar episodios de diarrea. Por ello se recomienda extremar las precauciones, llevar medicamentos contra la diarrea y tomar soluciones orales rehidratantes.

En cuanto a la movilidad, India cuenta con una extensa red de transporte, lo que facilita los desplazamientos de larga distancia. Las infinitas opciones a la hora de desplazarse son toda una ventaja, siendo el autobús y el tren los medios de transporte más económicos. Viajar en tren para trayectos de hasta 10 horas en Sleeper Class (la mejor opción por su precio y comodidad) cuesta unas 400 rupias. Tomar un autobús local de unas 3 horas, por su lado, cuesta unas 100 rupias (poco más de 1 €). Para moverse dentro de las ciudades, los taxis y los tuk-tuks son opciones más cómodas y rápidas dentro de las ciudades a pesar de aumentar ligeramente el presupuesto (un mínimo de 20 rupias o 20 céntimos el trayecto).