Noticia | | 11-02-2021 | ±5 minutos tiempo de lectura

La India, cuna del yoga, está considerada como uno de los lugares más espirituales del planeta. En combinación con su diversidad cultural y geográfica, esto hace de la India el país ideal para unas vacaciones centradas en el cuerpo y el alma. Asegúrese de prepararlas bien para comenzar el viaje con tranquilidad.

India: la cuna del yoga

La historia del yoga está rodeada de misterio. En sus formas tempranas, se transmitía oralmente de maestro a discípulo sin dejar constancia escrita, lo que dificulta datar sus orígenes. La palabra yoga significa en sánscrito “yugo” o “unión” (después de todo, se trata de la unión de la respiración, la mente y el cuerpo) y se menciona por primera vez en la colección de versos védicos más antigua de la India, el RigVeda. Hoy en día, el yoga se considera la mayor exportación cultural de la India.

Además, la India alberga algunos de los lugares sagrados más famosos del mundo, como el Taj Mahal, Varanasi, Rishikesh o las cuevas de Ellora y Ajanta, y es la cuna del jainismo, el budismo, el hinduismo y el sijismo. El Primer Ministro de la India, Narendra Modi, ha creado incluso un ministerio de medicina tradicional y alternativa, el “Ministerio de AYUSH” (Ayurveda, Yoga and Naturopathy, Unani, Siddha and Homeopathy). Este ministerio pretende, entre otras cosas, hacer más accesibles los lugares de peregrinación y los destinos para practicar el yoga, restaurar la naturaleza circundante y mejorar la atención sanitaria, la higiene y la seguridad para animar a más turistas a realizar un viaje a la India centrado en el yoga.

La India tiene algo que ofrecer para cada amante del yoga

Se pueden encontrar retiros de yoga en toda la India, desde Goa hasta Chennai, y de Delhi a Kerala. La India presenta una gran variedad en lo relativo al yoga y tantas tradiciones diferentes que incluso un yogui experimentado se sorprenderá si espera encontrar la típica cultura del yoga occidental. En la India, la atención se centra menos en el aspecto físico y más en el espiritual, ya que el yoga era originalmente un estilo de vida religioso en este país. Los amantes del yoga pueden pasar tanto o tan poco tiempo como deseen en retiros de yoga durante unas vacaciones para practicar el yoga en la India, siempre que no permanezcan en la India más tiempo del que permite el periodo de validez del visado (es decir, no más de 90 días).

Para los principiantes, hay un gran número de clases introductorias breves (de una hora, por ejemplo) en casi todas las ciudades para familiarizarse con el yoga. Los viajeros que quieran profundizar en sus conocimientos de yoga pueden seguir un programa intensivo en un áshram de yoga, o incluso formarse para ser profesor de yoga. Hay un áshram de yoga adecuado para todos. El visado electrónico de turista para la India es válido durante todo un año y puede utilizarse para un número ilimitado de viajes a la India, por lo que los fanáticos pueden incluso ir de vacaciones a la India para practicar el yoga varias veces al año.

No esperes instalaciones de lujo. Aunque la mayoría de las estancias tienen todas las necesidades básicas, suelen ser bastante básicas. Cada ciudad de la India tiene algo diferente que ofrecer. Aquí destacamos dos de ellas. Rishikesh es un lugar sagrado al que viajan muchos practicantes de yoga para profundizar en sus conocimientos o formarse como profesores. Goa, por el contrario, es más relajada y podría ser un lugar más adecuado para un fin de semana de yoga relajante. La región de la India que más se ajusta a sus vacaciones de yoga depende en parte del tipo de yoga que desee practicar. En cualquier caso, hay que tener en cuenta la mejor época para viajar a la India y las diferentes zonas climáticas del país; si se va a practicar un yoga más activo y agotador físicamente, es mejor no ir a la zona más calurosa de la India, donde se pueden alcanzar fácilmente los 41 grados en primavera.

Rishikesh

Rishikesh, también conocida como la "capital mundial del yoga", es, por supuesto, un lugar que no debe perderse durante unas vacaciones para hacer yoga en la India. Desde los años 60, cuando los Beatles vinieron aquí a profundizar en su meditación, Rishikesh ha sido un imán para los yoguis y los buscadores de la iluminación. No en vano se celebra aquí el Festival Internacional de Yoga cada año en marzo durante siete días. Esta ciudad del estado de Uttarakhand está enclavada entre las impresionantes cordilleras del Himalaya y el río sagrado Ganges. El sueño de todo yogui serio es visitar Rishikesh y aprender de los expertos gurús, maestros, santos y sabios que alberga la ciudad.

Goa

Este estado indio, situado en la región de Konkan, en la costa oeste de la India, es un destino atractivo para los viajeros que buscan espiritualidad y clases de yoga, pero también quieren disfrutar de las paradisíacas playas de arena blanca y la naturaleza virgen. Goa, con sus fantásticos complejos turísticos y su clima ideal, ofrece infinitas opciones tanto para el bienestar como para el yoga. Es un gran lugar para familiarizarse con el yoga y aquí se podrá relajar automáticamente. Los interesados también pueden conocer la medicina tradicional del sur de la India, conocida como Ayurveda, en Goa. Cuando termina la temporada de monzones, maestros y practicantes de todo el mundo abren sus institutos y escuelas para quienes buscan la salud y la iluminación espiritual en Goa. La mejor época para visitar Goa es entre octubre y mayo, cuando el aire fresco de las montañas desciende desde el norte.

Necesita un visado para unas vacaciones para practicar yoga

Todos los viajeros españoles que viajen a la India necesitan solicitar un visado. El visado electrónico turístico es adecuado para unas vacaciones, pero también para visitar a amigos o familiares, y para enrolarse en un programa de yoga en la India. En el formulario de solicitud online del visado electrónico India se pregunta entre otros aspectos cuál es el propósito del viaje. Si viaja a la India por vacaciones para practicar yoga, seleccione aquí “Programa corto de yoga”.