Omán (oficialmente "Sultanato de Omán") está trabajando duro en los últimos años para convertirse en uno de los destinos turísticos más famosos de la península arábiga. La razón es que Omán está diversificando su economía para no depender únicamente de las exportaciones de petróleo. En la década de 1970, la economía omaní pasó de ser agrícola a ser exportadora de petróleo, y casi todo el trabajo manual fue realizado por trabajadores extranjeros. Ahora está cambiando de nuevo, con la población omaní asumiendo trabajos manuales y desarrollando la industria, la artesanía y el turismo. El éxito de Emiratos Árabes Unidos (Dubai) es el ejemplo en el que se basa Omán para sus inversiones en turismo. Omán es conocido por su trato amable a los viajeros, único en el mundo árabe.


Datos y cifras

En Omán viven cerca de 5 millones de personas, la amplia mayoría en ciudades. Omán es una monarquía absoluta y los ministros y parlamentarios, nombrados por el sultán, solo tienen una función consultiva. El 95 % de la población es musulmana, en su mayoría sunita e ibadí. En otros países del mundo islámico (con excepción de Zanzíbar), el movimiento religioso del ibadismo es minoritario, pero en Omán es la forma predominante del islam (los ibadíes representan casi el 45 % de la población). El idioma oficial de Omán es el árabe, además del cual se hablan idiomas iraníes (persa y baluchi) e indoeuropeos, como el urdu. La lengua comercial en Omán es el inglés. Para viajar a Omán se necesita un visado que puede solicitarse fácilmente por internet. El visado Omán es mucho más fácil y rápido de solicitar y obtener que un visado que se añade al pasaporte.

CapitalMascate
IdiomaÁrabe
Superficie309 500 km²
PoblaciónCasi 5 millones
ReligiónIslam (86 %), cristianismo (6,5 %), hinduismo (5,5 %)
MonedaRial omaní (OMR)
Diferencia horaria2 horas (horario de verano) o 3 horas (horario de invierno)
Tiempo de vueloAproximadamente 6 horas (dependiendo de la compañía aérea)
EnchufesTipo G (se necesita un enchufe de viaje o adaptador)
Agua del grifoNo potable
VisadoEl visado es obligatorio

Mapa y topografía

Omán está situado en el sureste de la península arábiga. Limita al noroeste con los Emiratos Árabes Unidos, al oeste con Arabia Saudí y al suroeste con Yemen. Omán tiene una larga costa a lo largo del océano Índico y el golfo de Omán, y un pequeño tramo de costa que linda con el golfo Pérsico.

El territorio nacional incluye también la península de Rus al-Djibal en cabo Musandam, al norte del territorio emiratí, en el estrecho de Ormuz, así como el enclave de Madha, completamente rodeado por los Emiratos Árabes Unidos, y las islas Kuria-Muria y la isla de Masira, frente a la costa oriental de Omán.

Al-Batina ("tierra baja"), la estrecha franja costera de 250 km de longitud en el Golfo de Omán, entre las ciudades de Mascate y Sohar, es una fértil llanura de regadío múltiple cuyas aguas subterráneas se alimentan de las ramblas de las montañas de Omán, que solo se riegan en determinadas épocas del año. Sin embargo, la parte central y más extensa de Omán está ocupada por un desierto interior (Jeddat al-Harasis). Entre la franja costera y el desierto interior están los montes de Omán, cuyo pico más alto es el Djabal Sjams, de 3017 m.


Historia

La zona del actual Omán ya estaba habitada en la Edad de Piedra. En la época preislámica, la provincia de Dhofar pertenecía al reino de Saba. Omán ya era conocido como “Magan” por los sumerios alrededor del 3000 a. C.

Tras la conquista de toda la península arábiga por parte de los musulmanes alrededor del año 630, Omán pasó a formar parte del califato omeya y del abasí. Especialmente en el interior, hacia el año 700, creció la comunidad religiosa de los ibadíes, que fundaron un imamato independiente en el siglo IX. Parte de la población omaní emigró a África oriental, poniendo la primera piedra del dominio de los comerciantes árabes en el océano Índico occidental. La ciudad portuaria de Sohar se convirtió en el centro comercial más importante del mundo islámico en esta época y mantuvo contactos y relaciones comerciales con lugares tan lejanos como el imperio chino. Tras la destrucción de Sohar por los bohíes (en el año 965), el país fue ocupado varias veces por conquistadores persas antes de que los portugueses se hicieran con el control de las zonas que rodean el estrecho de Ormuz alrededor del año 1500.

Omán consiguió, tras una reunificación interna, expulsar a los portugueses y, en el siglo XVII, se convirtió en una gran potencia naval en el océano Índico. Alrededor de 1730, Saif ibn Sultan II conquistó Zanzíbar y gran parte de la costa de África Oriental. Sin embargo, a partir de 1798, Gran Bretaña fue ganando influencia en Omán. Omán vivió el apogeo de su poder en la primera mitad del siglo XIX. Tras la pérdida de Zanzíbar en 1856 comenzó el declive económico del país. Aunque Omán siempre fue formalmente independiente, a finales del siglo XIX pasó a depender de facto de Gran Bretaña.

A pesar de la retirada de las tropas británicas de la zona “al este de Suez”, con la que en 1968 se produjo la descolonización, el país mantuvo una política conservadora y de aislamiento del exterior: continuó la esclavitud, se impusieron elevados aranceles aduaneros internos y el sistema escolar se limitó a las escuelas coránicas. No fue hasta que comenzó a producir petróleo y al establecimiento del gobierno de Qabus ibn Sain, que depuso a su padre en 1970, cuando se produjeron las primeras reformas: abolición de la esclavitud, levantamiento de los toques de queda y de las restricciones de viaje, y mejora de las infraestructuras, lo que fue posible gracias a los ingresos por la producción de petróleo.


Clima

Los vientos alisios y el monzón indio determinan el clima casi tropical de Omán. En el interior (en el desierto) el clima es cálido y seco, mientras que en las tierras bajas costeras del norte y en la gobernación sureña de Dhofar es cálido y húmedo. En las zonas costeras de los alrededores de Mascate se registran temperaturas medias de 22 °C en enero y de aproximadamente 34,5 °C en junio. El Gharbi, un viento cálido descendente procedente de las montañas de Omán, a veces hace que las temperaturas sean insoportables durante los meses de verano. La elevada humedad (sobre todo en verano) hace que se forme condensación y se pueden producir lloviznas ocasionales. La precipitación anual es de unos 100 mm en las zonas costeras y de 500 mm en las montañas de Omán.

Las altas montañas de Omán

Mejor época para viajar
La mejor época para viajar a Omán es por lo tanto de noviembre a marzo. Cuando hace frío en España, Omán le da la bienvenida con un tiempo veraniego. De noviembre a marzo las temperaturas máximas no llegan a 30 °C y se toleran fácilmente. Noviembre es el mes en el que hace más calor dentro de este periodo, con 29 °C diarios. Por la noche, la temperatura ronda los 23 °C. En comparación, la temperatura máxima en febrero es de 24 °C al día. Esto hace que este mes sea ligeramente más fresco que en noviembre y diciembre, pero sigue teniendo una temperatura muy agradable. Por la noche, las temperaturas rondan los 19 °C. Después de febrero la temperatura vuelve a subir y en marzo se alcanzan los 27 °C durante el día. También por la noche las temperaturas vuelven a superar los 20 °C. En Omán siempre brilla el sol, independientemente del mes.

La temperatura del agua se sitúa entre los 24 °C y 26 °C durante los meses de invierno en Europa, lo que hace que sea especialmente agradable darse un chapuzón en el mar.

Mes
Temperatura media máxima en °C
Temperatura media máxima en °C
Temperatura media mínima en °C
Temperatura media mínima en °C
Promedio de días de lluvia
Promedio de días de lluvia
Enero24192
Febrero24192
Marzo27221
Abril31251
Mayo35300
Junio37310
Julio35310
Agosto33290
Septiembre33280
Octubre33260
Noviembre29231
Diciembre26202

Población y cultura

Omán es uno de los países menos poblados del mundo. La mayoría de los habitantes viven en la costa, y principalmente en el norte del país y en la región sur alrededor de la ciudad de Salalah. El resto del país está prácticamente deshabitado. En 2020, más del 86 % de la población vivía en ciudades, y alrededor del 5 % seguía viviendo como pastores nómadas. La población está creciendo muy rápidamente y se ha duplicado aproximadamente en diez años. La afluencia de trabajadores extranjeros, que ha aumentado considerablemente desde 2010, ha contribuido de forma significativa al crecimiento de la población. El 46 % de la población, es decir, unos 2,3 millones de personas, son inmigrantes, entre ellos alrededor de 1,3 millones de indios. Muchos residentes de las zonas del noreste son originarios de las antiguas colonias omaníes de África oriental (por ejemplo, Zanzíbar).

En 2020, el 97 % de la población masculina y el 92,7% de la población femenina podían leer y escribir, lo que supone una de las tasas más altas del mundo árabe. Hace 30 años, casi toda la población era analfabeta. Aunque no existe una educación obligatoria general, más del 90 % de los niños van a la escuela. La asistencia a la escuela es gratuita.

Una normativa del Ministerio de Religión exige llevar en público ropa no provocativa, que cubra los hombros y las rodillas en todo momento. Sin embargo, en los hoteles de vacaciones está permitido tumbarse en la playa y bañarse en bikini, pero el naturismo está prohibido en todos los hoteles y el toples está descartado. Durante el mes de ayuno del Ramadán hay que tener en cuenta las restricciones en la vida cotidiana (por ejemplo, el cierre de los restaurantes fuera de los hoteles durante el día, la reducción del horario de trabajo de las autoridades) y la mayor sensibilidad hacia los asuntos religiosos y de respeto a las tradiciones islámicas. Por tanto, comer, beber y fumar en público también está prohibido para los no musulmanes.

mezquita


Dinero y moneda

La moneda de Omán es el rial omaní (abreviado como OMR a nivel internacional), correspondiendo 1 rial a 1000 baisa. El rial está vinculado al dólar estadounidense, que los bancos compran y venden sin comisión. 1 rial equivale a 2,2 euros (a 10 de noviembre de 2020). La inflación es casi inexistente y en una media de diez años, entre 1985 y 1995, hubo una deflación del 0,2 %. En todas partes se puede pagar en riales omaníes (OMR), pero rara vez en dólares estadounidenses y es aún más difícil hacerlo en euros.

En muchos lugares es posible sacar dinero de cajeros automáticos y pagar con tarjeta de crédito. Sin embargo, tenga en cuenta que muchos bancos han bloqueado el uso de tarjetas de débito fuera de la eurozona como medida de seguridad. Asegúrese por lo tanto de que su banco desbloqueé su tarjeta de débito antes de partir para poder utilizarla en Omán. Es aconsejable llevar además una tarjeta de crédito en caso de que su tarjeta de débito no sea aceptada. Las compañías de las tarjetas de crédito suelen cobrar comisiones de transacción más elevadas por sacar dinero en el extranjero, por lo que es preferible utilizar la tarjeta de débito para este fin.


Visado

Los españoles necesitan un visado para viajar a Omán. Desde el 21 de marzo de 2018, ya no está disponible el visado a la llegada, por lo que se debe solicitar y obtener el visado Omán antes de partir. En la mayoría de casos, es posible solicitar el visado Omán fácilmente por internet, con lo que no hace falta visitar la embajada. Para el visado electrónico hay que rellenar el formulario de solicitud digital y pagar los costes. A continuación, debe subir un escaneo o foto del pasaporte y una foto de carné o una selfie nítida.

Por internet puede elegir entre un visado de entrada única con una validez de 10 días, un visado de entrada única con una validez de 30 días o un visado de entrada múltiple para una estancia de hasta 30 días por viaje, con el que es posible realizar varios viajes a Omán dentro del plazo de un año a partir de la fecha de concesión.

Las solicitudes de visado para Omán suelen aprobarse dentro del plazo de una semana. Los viajeros que vayan a viajar con poca antelación y todavía no tengan el visado pueden presentar una solicitud urgente, para la que se aplicará un recargo de 17,50 €. El visado suele concederse dentro de un plazo de 4 días.
Solicitar un visado Omán ahora


Seguridad y salud

Riesgos de seguridad
El índice de criminalidad y el riesgo de delitos violentos son muy bajos (después de todo, Omán es un país relativamente rico). Sin embargo, es posible que se produzcan robos y hurtos, sobre todo en lugares frecuentados por turistas. Por lo tanto, mantenga las puertas y ventanas de sus vehículos cerradas y no los deje sin vigilancia. Guarde el dinero, las tarjetas, los permisos de conducir, los billetes de avión y otros documentos importantes en un lugar seguro (por ejemplo, la caja fuerte de un hotel).

Los actos homosexuales están castigados en Omán. Los condenados pueden incluso enfrentarse a la pena de muerte. No se reconocen los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Frente a las costas de Omán sigue existiendo el riesgo de que los barcos sufran ataques de piratas y secuestros. En el mar arábigo, más lejos de la costa, también existe el riesgo de ser atacado y secuestrado. A pesar de los esfuerzos internacionales para frenar la piratería, el número de ataques piratas sigue siendo elevado y no se puede garantizar una protección eficaz. Por lo tanto, no se suba a un barco en la costa de Omán mientras haya piratas activos en la zona.

En la zona fronteriza entre Yemen, Arabia Saudí y Omán pueden producirse atentados y restricciones de viaje debido a la actual situación de conflicto en Yemen. Por lo tanto, hay que evitar la zona fronteriza con Yemen mientras continúe el conflicto interno en este país.

Puerto de Mascate

Vacunas y medicamentos
Si se llega desde España no es necesario vacunarse. Si llega desde un país en el que hay fiebre amarilla, o si ha estado más de 12 horas en un país en que haya fiebre amarilla, por ejemplo para hacer escala, debe poder demostrar que se ha vacunado contra la fiebre amarilla. Omán no es en sí mismo una zona de riesgo de fiebre amarilla. Es necesario vacunarse contra la polio si se llega desde un país en el que el riesgo de propagación de la polio es alto.

En general se recomienda la vacuna DTP y contra la hepatitis A para viajar a Omán. Dependiendo de la duración de su estancia y de las actividades que realice en Omán, también puede ser aconsejable vacunarse contra la hepatitis B, la fiebre tifoidea, la rabia y el sarampión. También hay que tener en cuenta que existe riesgo de esquistosomiasis en Omán en caso de contacto con la superficie del agua dulce. Tome por tanto las precauciones necesarias (es decir, no nade, bucee o haga esquí acuático en agua dulce).

Salvo un mínimo riesgo residual, Omán está libre de malaria. En un viaje en circunstancias normales (estancia no superior a 4 semanas, alojamiento en hoteles con aire acondicionado, precaución) no se recomienda medicarse contra la malaria. Sí que se recomienda usar repelente de insectos como DEET o Icardin (principalmente para protegerse contra el dengue) contra las picaduras de mosquitos.