Noticia | | 02-11-2021 | ±3 minutos tiempo de lectura

Tras un año muy turbulento, el actual gobierno de Myanmar ha anunciado su intención de reactivar el turismo internacional en el país. Actualmente, los viajeros occidentales necesitan un visado para entrar en Myanmar.

Un año convulso para Myanmar

Como la mayoría de los países del mundo, Myanmar está haciendo frente al coronavirus. El país está sufriendo las consecuencias de un reciente brote de la variante delta detectado el pasado verano. El sistema sanitario de Myanmar ya no estaba en las mejores condiciones antes de la aparición del coronavirus, y la pandemia no ha hecho más que empeorar la situación. El número total de infecciones en Myanmar asciende a 490 008, y el número de víctimas a 18.416. No obstante, es posible que el gobierno sea incapaz de registrar adecuadamente todos los casos de COVID-19 en el país, lo que daría lugar a una subestimación de los casos. Especialmente en las zonas fronterizas, la atención sanitaria es deficiente.

A diferencia de otros países, Myanmar también se enfrenta a otro problema, el reciente golpe de Estado. El 1 de febrero de 2021, Aung San Suu Kyi, elegida democráticamente, fue depuesta por el ejército dirigido por el general Min Aung Hlaing. Las protestas que siguieron provocaron el caos en amplias zonas del país. Algunas partes de Mandalay y Yangon fueron bloqueadas y el gobierno de Myanmar declaró la ley marcial en varias zonas. Desde entonces, las protestas han disminuido en intensidad, pero siguen produciéndose regularmente enfrentamientos entre el ejército y los grupos de protesta.

Myanmar quiere abrir sus fronteras en 2022

Según las cifras oficiales, el número de infecciones y muertes por coronavirus en Myanmar está disminuyendo rápidamente. El martes 19 de octubre se registraron 1133 nuevos casos de COVID-19 en 24 horas. Esta cifra es muy inferior a las registradas durante el punto álgido del brote de la variante delta en julio, cuando se notificaron una media de más de 5.000 casos diarios. En parte por ello, y también porque, según el gobierno, la situación en materia de seguridad en el país ha mejorado significativamente, el ejecutivo de Myanmar cree que ha llegado el momento de reabrir el país al turismo. Myanmar ya ha flexibilizado su política interna relativa al coronavirus. Por ejemplo, los viajes interprovinciales vuelven a estar permitidos y se han levantado los confinamientos en muchas zonas.

Inicialmente, esta medida de Myanmar se dirigirá a los viajeros de otros países asiáticos, como los vecinos Tailandia y Laos. Se espera que el turismo procedente de China, en particular, se recupere con fuerza. El ministro de Hostelería y Turismo de Myanmar, Htay Aung, dijo que el gobierno está concluyendo actualmente acuerdos de viaje con los países vecinos. Esto facilitará los viajes entre estos países a partir de 2022. La reapertura se realizará por etapas. Myanmar espera recibir unos 300.000 turistas extranjeros en la primera fase. Este número se irá incrementando poco a poco.

Viajes a Myanmar para turistas occidentales

Los planes del gobierno de Myanmar se centran de momento casi exclusivamente en el mercado asiático. El gobierno aún no se ha pronunciado sobre la posibilidad de que los turistas occidentales viajen al país. Por el momento, el gobierno español aconseja "no viajar" a ese país. El código de color de Myanmar es en parte rojo y en parte naranja. Especialmente las zonas fronterizas del este se consideran inseguras.

Actualmente, es necesario un visado para viajar a Myanmar. Puede solicitar su visado Myanmar online, y posteriormente lo recibirá por correo electrónico. Todavía no se sabe si habrá cambios en cuanto a la obligación de visado para Myanmar. Por ejemplo, la India ya ha introducido cambios profundos en las normas de visado para los turistas. Sin embargo, el gobierno de Myanmar aún no ha hecho ningún anuncio al respecto.