Noticia | | 02-07-2021 | ±4 minutos tiempo de lectura

Antes de viajar a Sri Lanka debe tener en cuenta una serie de preparativos. En este artículo encontrará información sobre la solicitud de la ETA Sri Lanka y otras gestiones, así como elementos de viaje esenciales para que su visita a Sri Lanka sea todo un éxito.

Solicite su ETA Sri Lanka antes que nada

Para viajar a Sri Lanka, además de las gestiones previas más comunes como la reserva de vuelos y alojamientos, deberá solicitar un visado para poder entrar en el país. Solicitar la ETA Sri Lanka es muy sencillo y puede hacerse por internet. Tras rellenar el formulario de solicitud digital, solo deberá pagar la tasa de 44,95 € por persona (si viaja por negocios, hay un recargo de 10,00 €) y esperar a recibir un correo electrónico de aprobación. De media, la ETA Sri Lanka se aprueba en 3 días. Una vez concedida, tiene una validez de 30 días (el mismo periodo para las estancias permitidas) y puede prorrogarse hasta un máximo de 90 días. Otro de los requisitos de la ETA Sri Lanka que se deben tener en cuenta es contar con el billete de avión de vuelta o escala a la llegada.

Otros documentos de viaje y trámites

Un documento primordial es el pasaporte. Además de traerlo consigo para el control de aduanas, es imprescindible para rellenar la solicitud de la ETA Sri Lanka. Asimismo, el pasaporte debe tener una validez mínima de 6 meses a su llegada a Sri Lanka. Otros trámites a realizar por adelantado además de contratar un seguro de viaje, lo cual siempre es recomendable, es gestionar el carné de conducir internacional. Sin embargo, no se recomienda conducir por Sri Lanka por cuenta propia debido al tráfico caótico y la necesidad de solicitar un permiso adicional en el país además de contar con un carné de conducir internacional.

Finalmente, también es conveniente asegurarse de que puede usar su tarjeta de débito en Sri Lanka. Por razones de seguridad, su uso fuera de Europa está desactivado por defecto y debe activarse primero. Así pues, se aconseja ponerse en contacto con su banco o comprobarlo personalmente a través de la app correspondiente para poder retirar efectivo o pagar con tarjeta en Sri Lanka.

Vacunas y botiquín de viaje

No hay vacunas obligatorias para viajar a Sri Lanka, a excepción de la fiebre amarilla para los viajeros procedentes de países con riesgo de transmisión o que hayan estado en alguno de ellos más de 12 horas antes de viajar. Sin embargo, se recomienda vacunarse de difteria y tétanos, hepatitis A y B, tifus y rabia. Así pues, asegúrese de concertar una cita en un centro de vacunación internacional antes de su salida.

También es muy recomendable incluir un botiquín de viaje básico en la maleta para posibles imprevistos durante su viaje. Este material de primeros auxilios incluye generalmente tiritas, apósitos para ampollas, guantes desechables, pinzas, gel desinfectante, vendas de gasa estériles y tijeras. Asimismo, se recomienda llevar algunos medicamentos básicos, en especial analgésicos y diarreicos. Si toma una medicación específica, asegúrese de llevar el certificado médico correspondiente consigo y comprobar que esta cumple los requisitos para la libre importación en Sri Lanka.

Elementos necesarios para unas vacaciones en Sri Lanka

Además de un botiquín estándar, también se recomienda llevar repelente de mosquitos. Otros elementos imprescindibles que debe incluir en su maleta son la crema solar de protección alta, el after sun y las gafas de sol. La crema solar no es un producto precisamente barato en Sri Lanka, por lo que asegúrese de llevarse suficiente cantidad de casa para evitar quemaduras.

Debido al cálido clima, también se debe llevar una cantidad considerable de ropa ligera. Asimismo, es recomendable no escatimar en calcetines. Aunque esto pueda parecer raro, es algo importante a considerar teniendo en cuenta que en los templos budistas se debe entrar descalzo. Las altas temperaturas hacen que en muchas ocasiones el suelo de piedra esté ardiendo, por lo que los calcetines le protegerán del calor y darán un extra de comodidad. Llevar pañuelos, pareos o chales también es útil durante las visitas en templos o mezquitas, ya que en algunos lugares no está permitido entrar mostrando los hombros o con la cabeza descubierta.