Noticia | | 16-12-2020 | ±4 minutos tiempo de lectura

Sri Lanka es el destino perfecto para un viaje con toda la familia. El país no es muy grande, lo que hace que las distancias entre las ciudades y lugares de interés sean aptas para un viaje con niños. Además, Sri Lanka es muy diversa: se puede hacer un safari, explorar los templos antiguos relajarse en la playa. Empiece a tiempo con los preparativos para el viaje, como la solicitud del visado Sri Lanka (ETA) y la declaración de consentimiento que debe llevar consigo si los niños no viajan con ambos padres.

Un destino seguro y cómodo

Sri Lanka quizás no parece el país más adecuado para un viaje con niños. Mucha gente al pensar en destinos asiáticos piensa en ciudades muy concurridas y en el ajetreo del tráfico. Sin embargo, Sri Lanka es mucho más tranquilo y limpio que su país vecino, la India, y que otros países de Asia, como Tailandia o China. La población de Sri Lanka es en general muy amable y reciben a los viajeros con los brazos abiertos. Otra gran ventaja es que en Sri Lanka no hay paludismo y no se necesitan medicamentos preventivos. El país se está haciendo cada vez más popular entre las familias con niños y, por lo tanto, también tiene una gran oferta de alojamientos adaptados a los niños.

Actividades variadas para todas las edades

Sri Lanka es un país muy versátil y tiene vistas y actividades para todas las edades. Para un viaje con niños se recomienda un safari por la selva y la sabana, donde entre otros se pueden ver elefantes, monos, búfalos y cocodrilos.

Los niños también se emocionarán con un paseo por la ciudad en un tuk tuk. Se impresionarán con los muchos e impresionantes templos y enormes estatuas de Buda. Una de las muchas maneras de explorar el país es por ferrocarril. El viaje en tren de Kandy a Ella se considera una de las rutas más bellas del mundo. El viaje dura unas 7 horas, pero a lo largo del camino hay varias posibilidades de hacer una parada y tomar un descanso para los niños. Desde el tren se tiene una vista de las plantaciones de té y de los hermosos paisajes con colinas.

Puede combinar sus vacaciones con una de las innumerables playas de Sri Lanka. Hay varios grandes centros turísticos costeros en el país, pero también pueblos costeros más pequeños y más tranquilos.

Solicitar un visado Sri Lanka (ETA)

Todos los españoles que viajen a Sri Lanka, incluidos los niños y bebés, deben tener un pasaporte y un visado válido. Se puede solicitar un visado para toda la familia al mismo tiempo. Para ello se presenta una solicitud de grupo, para la cual hay que rellenar solo un formulario de solicitud. Al hacer clic en el botón “Añada un viajero” en la parte inferior del formulario, aparecerán campos adicionales para un viajero adicional. Con una solicitud de grupo se ahorra tiempo, porque ciertos datos, como los datos de contacto y de viaje, solo tienen que rellenarse una vez y porque solo hay que pagar una vez. ¿No tiene a mano la información necesaria para uno o más viajeros? Entonces también puede presentar una solicitud por separado para ellos luego.

Después de rellenar el formulario, la solicitud se procesará. El visado Sri Lanka se aprueba en un plazo medio de tres días y se envía por correo electrónico. Se trata de un visado electrónico (ETA Sri Lanka) que se concede digitalmente. Esto significa que solo hay que imprimir el visado y no hace falta ir a un mostrador a entregar el pasaporte. Solo los viajeros que no cumplan los requisitos del visado electrónico de Sri Lanka, tienen que pedir una cita en la embajada de Sri Lanka. La mayoría de los turistas cumplen los requisitos y pueden solicitar su visado fácilmente por internet.

Formulario de consentimiento si no viajan ambos padres con el niño

Además de la solicitud de un visado, pueden exigirse otros documentos cuando se viaja con menores de edad. Si ambos padres o tutores no viajan a Sri Lanka, es obligatorio llevar una carta de consentimiento en inglés, que demuestre que todas las personas con autoridad parental acuerdan que el niño viaje a Sri Lanka. También es aconsejable llevar una copia del documento de identidad o pasaporte del padre/madre o del tutor que no viaje con el niño o un extracto del Registro Civil o un certificado internacional de nacimiento. Esto permitirá demostrar en el control fronterizo que no se trata de un secuestro del niño.