Noticia | | 10-09-2021 | ±3 minutos tiempo de lectura

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, ha anunciado que Nueva Zelanda mantendrá sus fronteras cerradas durante el resto del año. Un visado (como la NZeTA) por sí solo no es suficiente para viajar al país, aunque el viajero esté totalmente vacunado.

Primero la seguridad nacional

En un reciente discurso, la primera ministra Ardern dijo que el país no está actualmente en condiciones de reabrirse por completo. Entre otros aspectos, Ardern señaló las nuevas mutaciones del virus que siguen apareciendo, lo que podría dar lugar a nuevos brotes a gran escala. Por ejemplo, Vietnam ha tenido tasas de contagios y muertes muy bajas durante mucho tiempo, pero ahora está experimentando dificultades para controlar la variante delta del virus, lo que provoca miles de contagios diarios. Ardern busca evitar ese escenario en Nueva Zelanda, por lo que mantiene sus fronteras cerradas hasta principios de 2022.

Según el gobierno neozelandés, las fronteras no pueden reabrirse hasta que todos los residentes del país estén completamente vacunados. El programa de vacunación de Nueva Zelanda avanza relativamente lento. Hasta el momento (agosto de 2021) solo el 19,4 % de la población ha sido vacunada completamente. El gobierno había anunciado previamente que pospondría la segunda dosis de la vacuna Pfizer para varios grupos, de modo que más personas pudieran recibir la primera dosis.

Nueva Zelanda se convirtió en un modelo para hacer frente al coronavirus

Nueva Zelanda se considera el país que mejor ha manejado la pandemia del coronavirus. Las cifras oficiales muestran que Nueva Zelanda solo tiene 26 muertes por Covid-19 desde el inicio de la pandemia. En comparación, España ha registrado oficialmente hasta ahora 85 393 pacientes fallecidos por Covid-19. Por ello, la decisión del gobierno neozelandés de mantener las fronteras cerradas durante el resto del año es una sorpresa para algunos. Países como Canadá (26 848 muertes) ya han anunciado que este año reabrirán sus fronteras a los turistas extranjeros. Sin embargo, Nueva Zelanda no quiere correr ningún riesgo. Hasta que no se haya vacunado toda la población, las fronteras seguirán cerradas.

Recientemente, Nueva Zelanda también levantó la “burbuja de viaje” con Australia debido al rápido aumento del número de contagios en el país vecino. En virtud de este acuerdo, los viajeros australianos podían viajar a Nueva Zelanda sin tener que permanecer en cuarentena a su llegada.

Viajar a Nueva Zelanda: exenciones y el visado

A pesar de las medidas actuales, todavía es posible solicitar el visado de turista (o NZeTA “New Zealand electronic Travel Authority”). El visado NZeTA tiene una validez de dos años, lo que significa que el visado que se solicita ahora puede utilizarse para un viaje el año que viene. El coste del visado NZeTA es de 49,95 €. Este precio incluye el impuesto turístico obligatorio, la Tasa de Conversación y Turismo Internacional (“International Visitar Conservation and Tourism Levy” o IVL en sus siglas en inglés).

La primera ministra Ardern ha anunciado que si las fronteras se reabren en los primeros meses de 2022, los viajeros serán examinados individualmente. En cualquier caso, los viajeros deben estar completamente vacunados. Además, también se evaluarán las tasas de infección del país de salida para decidir si el viajero debe someterse a una cuarentena tras su llegada.

Actualmente, solo se puede viajar a Nueva Zelanda en casos excepcionales. Esto se aplica por ejemplo a las personas con profesiones esenciales, los familiares directos de residentes en Nueva Zelanda y las personas con una necesidad humanitaria urgente (por ejemplo, para asistir a un funeral). Estos viajeros deben solicitar un permiso especial (“Border Exception”). El visado NZeTA no puede utilizarse para este tipo de viaje