Noticia | | 08-01-2020 | ±3 minutos tiempo de lectura

Australia ha anunciado que invertirá 30 millones de dólares en su sistema de visado. Esto ha provocado un aluvión de críticas del Partido Laborista. La noticia supone una gran sorpresa porque Australia lleva tiempo planeando privatizar una gran parte del sistema de visados.

Sistema de visados australiano

Australia es conocida por su estricta política de visados. Los migrantes se enfrentan a un proceso de solicitud extremadamente largo, que a menudo lleva años. Australia ha puesto varios tipos de visados a disposición de los turistas y viajeros de negocios, entre ellos la ETA Australia y el visado eVisitor. Ambos son visados electrónicos disponibles online. El eVisitor Australia es la variante más solicitada al ser más barato, y es válido durante 12 meses. Es posible permanecer un máximo de 3 meses en Australia, siempre que se cumplan los requisitos del visado. El gobierno de Australia es particularmente estricto al respecto; puede negar la entrada al país a los viajeros si sospecha que infringen las normas. Esta prohibición de entrada puede durar varios años.

Privatización y subcontratación

El objetivo de Australia en los últimos años ha sido privatizar en gran medida el sistema de visados. Esto debería aliviar gran parte de la carga de trabajo de un gobierno que ha sido noticia varias veces por los extremos retrasos en las solicitudes de visado. Sin embargo, el plan también ha provocado muchas críticas. Se teme que esto conduzca a una mayor automatización y que la calidad del servicio esté determinada por los recursos financieros del solicitante.

Una posible consecuencia es hacer que los migrantes que no puedan pagar estos precios, soliciten en su lugar un visado de turista para ir a Australia, e intentar cambiarlo por un visado permanente una vez en el país. El gobierno australiano ha indicado que no hay planes de privatizar el sistema de visados, ni se subcontratará la toma de decisiones sobre los visados. El gobierno siempre controlará el funcionamiento del sistema de visados que determina quién puede y quién no puede obtener un visado Australia.

Engordar a los cerdos

El Partido Laborista de Australia acusa a la coalición de “querer engordar al cerdo” antes de venderlo. Según Andrew Giles, portavoz de la oposición en materia de inmigración, la inversión anterior de 80 millones de hace unos años fue más que suficiente para renovar el sistema. Afirma que esta nueva inversión de 30 millones tiene la única finalidad de hacer el sistema más atractivo para las empresas, y no mejorarlo realmente. El gobierno insiste en que la inversión es necesaria para que Australia se mantenga al día con el rápido cambio de mercado. Debe asegurarse por lo tanto de que el sistema de visados australiano siga siendo competitivo, relevante y salvaguarde la seguridad nacional.

Solicitar visado Australia

A pesar de su estricta política de visados, Australia sigue siendo un destino muy popular de vacaciones y trabajo. Hay varias razones para esto. Para los trabajadores (temporales), Australia es una opción atractiva porque los salarios allí son mucho más altos que en otros países. Aunque los costes básicos también son más altos, puede ahorrar mucho dinero con una buena planificación de gastos. Este dinero se puede llevar de vuelta al país de origen.

Pero otra razón importante es el sistema de visados australiano. Debido al gran flujo de migrantes, tanto de turistas como de trabajadores y refugiados, existe una gran cantidad de visados específicos. Esto significa que para cada propósito de viaje hay un visado específico. Para los turistas, por ejemplo, existe el eVisitor Australia, que se puede solicitar de forma rápida y sencilla por internet. La gente que quiera trabajar durante el verano en Australia puede usar el popular Work and Holiday Visa. Australia tiene un visado para cada propósito de viaje, y la posibilidad de que una solicitud de visado sea rechazada es relativamente baja, siempre que el viajero viaje al país con buenas intenciones.