Noticia | | 14-09-2020 | ±4 minutos tiempo de lectura

Australia se encuentra en tiempos difíciles. La demanda dentro del país para relajar las medidas por el coronavirus es cada vez mayor, y desde el extranjero cada vez hay más solicitudes para reabrir las fronteras y reanudar el sistema de visados. Por el momento, Australia se mantiene firme en sus medidas.

Coronavirus en Australia

El quid del problema radica en el hecho de que el coronavirus también ha llegado a Australia. Aunque en la mayor parte del país el número de casos de coronavirus está disminuyendo de forma lenta pero constante, el sur del país sigue luchando contra el virus. Los estados de South Australia y Victoria, especialmente, han visto recientemente un incremento constante de contagios.

Rivalidad entre estados

Australia es un país enorme compuesto de estados. Sin embargo, debido a las diversas medidas de confinamiento y cierres de fronteras, parece que los estados se están convirtiendo en minipaíses. Mientras que otros países han cerrado sus fronteras al tráfico extranjero, varios estados australianos han cerrado las fronteras a otros estados. Como resultado de esto, el tráfico interno dentro de Australia se está haciendo cada vez más difícil. Esto se debe principalmente al hecho de que cada estado tiene sus propias reglas contra el coronavirus.

¿Un buen ejemplo o una isla cárcel?

Esta falta de visión general provoca mucha frustración en la población de Australia. Tienen que lidiar con informes a menudo contradictorios. Lo que se permite en un estado puede llevar a una multa considerable en otro estado. Al mismo tiempo, Australia ha adoptado en términos generales medidas estrictas para prevenir la propagación del coronavirus. Por ejemplo, a los australianos prácticamente ya no se les permite salir del país. Hay casos en los que se aplican excepciones, pero estas rara vez se conceden. Los partidarios de esta política aseguran que, con la excepción del estado de Victoria, el número de casos de coronavirus en Australia está disminuyendo.

Los críticos afirman, sin embargo, que las medidas son demasiado estrictas, y que el país se parece cada vez más a una prisión. Ya no se permite visitar a familiares o amigos en el extranjero, aunque se encuentren en una situación crítica. De las más de 100 000 solicitudes de excepciones a la prohibición de viajar, solo se aprueba una de cada cuatro. El gobierno de Australia ha dicho que es probable que estas medidas duren unos meses más.

La industria del turismo pide que se abran las fronteras

Mientras tanto, la industria del turismo y las aerolíneas dan la voz de alarma. Los portavoces de ambas industrian afirman que la situación actual no es sostenible. Los ingresos del turismo se han reducido a la mitad en los últimos meses, según indica el Consejo Australiano de la Industria Turística. Aunque el gobierno australiano está tratando de mantener al sector a flote con medidas de apoyo, las empresas afirman que esto es solo una solución temporal. Por lo tanto, aconsejan al gobierno que abra las fronteras. Esto se aplica tanto a las fronteras internas entre los estados como a las fronteras nacionales de Australia. La única manera de que estas empresas se mantengan a flote es que el turismo vuelva a la normalidad.

Sin embargo, el panorama no es positivo. El primer ministro, Scott Morrison, ha indicado que es “improbable” que Australia abra sus fronteras este año. La posibilidad de que se pueda crear una “burbuja de viajes” entre Australia y Nueva Zelanda (y posiblemente otros países) es ahora también incierta debido a los nuevos contagios en Victoria.

Australia ocupa un lugar destacado en la lista de destinos pos-Covid

Sin embargo, también hay buenas noticias para Australia. El país aparece en una alta posición en una encuesta mundial reciente sobre los destinos turísticos más populares cuando las fronteras se abran de nuevo. Australia es especialmente popular en países asiáticos como Japón e Indonesia. Pero los viajeros de Reino Unido también mencionan Australia como uno de los primeros países que quieren visitar cuando termine la pandemia. En comparación con Australia, países como Estados Unidos o China se han vuelto mucho menos populares.

Como destino turístico, Australia es muy accesible para los viajeros. El país tiene un sistema de visado electrónico que facilita la solicitud del llamado visado para Australia eVisitor. Este tipo de visado se puede solicitar totalmente por internet, por lo que no es necesario ir a la embajada. Solicitar un visado Australia cuesta 14,95 € por visado. El visado es válido durante 1 año y durante este periodo puede hacer un número ilimitado de viajes a Australia.