Noticia | | 14-01-2022 | ±4 minutos tiempo de lectura

En los prolegómenos del Abierto de Australia (Australian Open), uno de los mayores torneos de tenis del mundo, hay un gran revuelo en torno al número uno del mundo, Novak Djokovic. El visado de Djokovic ha sido revocado por el gobierno australiano.

Sin la pauta completa de vacunación

A pesar de las reiteradas preguntas, el número uno del mundo del tenis todavía no ha aclarado oficialmente si tiene la pauta completa de vacunación. Sin embargo, Djokovic ha hablado en repetidas ocasiones de forma negativa sobre las vacunas contra el coronavirus. Se sospecha que el serbio no está totalmente vacunado. Normalmente, el gobierno australiano exige que todos los viajeros que llegan al país tengan la pauta completa de vacunación. Si uno no está vacunado, no puede viajar a Australia, ni siquiera con un visado válido. Así que la pregunta era si Djokovic podría participar en el torneo que se está celebrando en Australia. El propio Djokovic se negó a dar ninguna garantía mientras las vacunas fueran obligatorias para participar en el Abierto de Australia.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, anunció a finales de octubre de 2021 que se haría una excepción para los atletas de alto nivel no vacunados. Tendrían que pasar dos semanas en cuarentena tras su llegada. El primer ministro consideró que era conveniente hacer una excepción, en parte porque, según él, “muchos puestos de trabajo dependen de ello”. Con esto, Morrison fue en contra de su ministro de inmigración, Alex Hawke, que había dicho previamente que los atletas no vacunados no eran bienvenidos.

Sin embargo, a pesar de lo que dijo Morrison, Djokovic no es bienvenido en el país, a pesar del visado que se le había concedido.

Exención médica

Djokovic recibió una exención médica de la Asociación Australiana de Tenis y del Estado de Victoria. Pero no del gobierno nacional. El gobierno australiano dijo que estaba investigando si el serbio era realmente elegible para una exención de la obligación de vacunación. La primera decisión se tomó tras una entrevista de 8 horas en el aeropuerto de Melbourne. El visado de Djokovic fue revocado porque aparentemente era el tipo de visado equivocado. Djokovic no cumplía los requisitos de ese visado para Australia. Djokovic impugnó la decisión en los tribunales, que fallaron a favor del serbio. Sin embargo, el Ministro de Inmigración australiano, Alex Hawke, ha decidido revocar el visado de Djokovic. Djokovic debe abandonar el país lo antes posible. No se le permite participar en el Abierto de Australia.

La llegada prevista de Djokovic provocó una gran indignación dentro y fuera de Australia. Australia tiene normas muy estrictas para las personas que quieren viajar al país. Oficialmente, la prohibición de viaje como resultado del coronavirus sigue en vigor. Solo los titulares de visados específicos y ciertas personas (como los padres de ciudadanos australianos) pueden entrar en el país. En algunos casos, tienen que solicitar un permiso de excepción además del visado. Todos los viajeros deben estar completamente vacunados y someterse a una prueba de Covid-19 antes de partir.

No es la primera vez que Djokovic es el centro de la polémica en el mundo del tenis. En junio de 2020, el número uno del mundo organizó un torneo benéfico en Belgrado. Debido a que no se respetaron las normas relativas al coronavirus, muchos participantes se contagiaron.

En una inversión de su postura anterior, el primer ministro Morrison declaró que “nadie está por encima de las normas”.

Los serbios están enfadados

En Serbia, la gente no está contenta con el trato que recibe Novak Djokovic, por no decir otra cosa. El presidente Alexander Vucic ha llamado al embajador australiano para explicarle la situación. Según los padres de Djokovic, no tienen contacto con su hijo y este se encuentra recluido en un hotel en cuarentena. El gobierno australiano declaró que Djokovic es libre de abandonar el país en cualquier momento. Pero mientras esté en Australia, no se le permite salir del hotel de cuarentena.

Otros tenistas, como el ganador de 20 campeonatos Grand Slam, Rafael Nadal, opinan que Djokovic ha tomado sus propias decisiones, y hay consecuencias. El antiguo entrenador de Roger Federer, Paul Annacone, dijo que el propio Djokovic ha optado por no cumplir las normas.

La situación actual también puede tener consecuencias para Djokovic en futuros torneos en los que el número uno del mundo quiera participar.