Noticia | | 24-04-2020 | ±4 minutos tiempo de lectura

El presidente de EE. UU., Donald Trump, sugirió el miércoles que está dispuesto a apoyar una política destinada a aliviar las actuales restricciones de viaje en la frontera canadiense-estadounidense. Trump afirmó que quiere hacerlo “ahora mejor que después”. Aunque tradicionalmente los estadounidenses que deseen viajar a Canadá no necesitan visado, la crisis actual del coronavirus implica que ya no se puede viajar a Canadá, ni siquiera con un pasaporte estadounidense.

Dos países, dos brotes

Como en el resto del mundo, el coronavirus ha llegado tanto a EE. UU. como Canadá. Los dos países vecinos están luchando contra el brote y en ambos países el sistema sanitario está preocupado por el creciente número de pacientes con coronavirus. Sin embargo, aparte de estas similitudes, la situación en Canadá es radicalmente diferente de la de EE. UU. Con cerca de 1000 muertes, Canadá tiene el brote bastante bajo control. Incluso el presidente Trump felicitó a Canadá, asegurando que estaban haciendo un “buen trabajo” en su lucha contra el coronavirus. Desgraciadamente no se puede decir lo mismo de Estados Unidos. En EE. UU. ya han muertos decenas de miles de personas por los efectos del virus, y lo más probable es que este número no deje de aumentar en los próximos meses.

Prohibición de viaje Canadá-EE. UU.

Los países vecinos norteamericanos habían acordado en marzo prohibir todos los viajes no esenciales entre los dos países. Esta prohibición de viajar provocó la expectación de muchos otros países porque sigue permitiendo el comercio. Tanto Trump como el primer ministro canadiense, Trudeau, estuvieron de acuerdo en que los intereses económicos entre los dos países eran demasiado importantes para detenerlos de repente. También se permite cruzar la frontera a las personas con una profesión esencial, como las enfermeras.

Sin embargo, esta prohibición es bastante extrema. Canadá y Estados Unidos intercambian millones de turistas y viajeros de negocios cada año. La razón principal de ello es que ambos países han suprimido los requisitos de visado para el otro. Los viajeros con pasaporte canadiense no necesitan un visado EE. UU. para viajar a Estados Unidos. Y los viajeros estadounidenses tampoco necesitan una visa canadiense o eTA para ir de vacaciones a Canadá. Esta prohibición de viajar afecta a ambos países en un lugar sensible.

El interés económico es la prioridad de Trump

El presidente estadounidense, Trump, no oculta que su prioridad son los intereses económicos de EE. UU. Desde hace semanas, lleva indicando que las restricciones en el país pueden relajarse un poco para que las empresas puedan volver al trabajo. Lo que parece codicia irresponsable del antiguo magnate inmobiliario tiene sin embargo razones prácticas. Las tasas de desempleo en Estados Unidos están aumentando a un ritmo alarmante. Millones de estadounidenses han tenido que solicitar el subsidio de desempleo, lo que supone una gran presión sobre las autoridades competentes.

Además, Estados Unidos es un país en el que el seguro médico está directamente asociado al trabajo. Si no tiene trabajo, no tiene seguro. No tener un seguro significa no tener acceso a la sanidad, y esta es una de las razones por las que la tasa de mortalidad en EE. UU. es tan alta. Ya hay algunas voces que reclaman cambiar radicalmente este sistema. Así que el impacto del coronavirus puede tener un regusto ácido para los Estados Unidos.

Canadá menos entusiasta

Aunque el presidente Trump afirma que la relación con Canadá es “muy positiva” y que, según él, ambos países se muestran igualmente entusiastas en cuanto a la flexibilización de las restricciones de viaje, lo más probable es que esto no sea así en el caso de Canadá. La prohibición de viajar expirará la semana que viene y Trump sugiere que no la extenderá. Dada la enorme diferencia entre la gravedad del coronavirus entre ambos países, no es tan obvio que Canadá esté de acuerdo en que es una buena idea. EE. UU. tiene más de 500 000 casos de coronavirus, con más de 20 000 muertes. Canadá, por otro lado, tiene 18 000 infecciones por coronavirus. El primer ministro, Justin Trudeau, anunció previamente que las medidas contra el coronavirus se extenderían unas semanas. La cuestión es si quiere correr el riesgo de reabrir las fronteras con EE. UU.

Atención: la información de este artículo puede estar desactualizada. Antes de solicitar una eTA o un visado para Canadá, lea primero la información sobre la situación actual del coronavirus en Canadá.